CATARATAS

La cirugía de cataratas es un procedimiento para extraer el cristalino del ojo y, en la mayoría de los casos, reemplazarlo con una lente artificial. Normalmente, el cristalino del ojo es transparente. Una catarata causa que el cristalino se nuble, lo que con el tiempo afecta tu visión.

Un médico de ojos (oftalmólogo) realiza la cirugía de cataratas en forma ambulatoria, lo que significa que no tienes que quedarte en el hospital después de la cirugía. La cirugía de cataratas es muy común y, por lo general, es un procedimiento seguro.

 

CÓMO TE PREPARAS

Es posible que te indiquen que no comas ni bebas nada 12 horas antes de la cirugía de cataratas. El médico también puede aconsejarte que dejes de tomar temporalmente cualquier medicamento que pueda aumentar el riesgo de sangrado durante el procedimiento. Infórmale al médico si tomas algún medicamento por problemas de próstata, ya que algunos de estos medicamentos pueden interferir en la cirugía de cataratas.

Es posible que te receten gotas antibióticas para los ojos, para que uses uno o dos días antes de la cirugía. Generalmente, puedes irte a casa el mismo día de la cirugía, pero no podrás conducer. Es posible que el médico te limite algunas actividades, como inclinarte y levantar peso, durante alrededor de una semana después de la cirugía.

 


 

ANTES DE LA INTERVENCIÓN

Alrededor de una semana antes de la cirugía, tu médico realiza una ecografía indolora para medir el tamaño y la forma de tu ojo. Esto ayuda a determinar el tipo adecuado de implante de lente (lente intraocular).

A casi todas las personas que se someten a una cirugía de cataratas se les coloca una lente intraocular. Estas lentes mejoran la visión al enfocar la luz en la parte posterior del ojo. No podrás ver ni sentir la lente. No requiere ningún cuidado especial y se convierte en una parte permanente del ojo.

Existen diversas lentes intraoculares con distintas características. Antes de la cirugía, tú y tu oftalmólogo analizarán qué tipo de lente intraocular podría ser más adecuada según tu caso y tu estilo de vida.

 

DURANTE EL PROCEDIMIENTO

La cirugía de catarata es, generalmente, un procedimiento ambulatorio que tarda una hora o menos. En primer lugar, el médico te colocará gotas para los ojos para dilatar la pupila. Te aplicarán anestesia local para adormecer el área y es posible que te den un sedante que te relaje. Si te dan un sedante, estarás despierto, pero te sentirás atontado durante la cirugía.

Durante la cirugía de catarata, se quita el cristalino nublado y se implanta una lente artificial y transparente. En algunos casos, sin embargo, es posible quitar una catarata sin que se implante una lente artificial.

 

LOS MÉTODOS QUIRÚRGICOS QUE SE UTILIZAN PARA ELIMINAR LAS CATARATAS COMPRENDEN LOS SIGUIENTES:

  • Utilizar una sonda ecográfica para romper el cristalino y quitarlo.
  • Realizar una incisión en el ojo y quitar el cristalino en una sola pieza.
  • Una vez que se extrae la catarata, ya sea mediante facoemulsificación o extracción extracapsular, se implanta una lente artificial en la cápsula vacía del cristalino.

DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO

Luego de una cirugía de catarata, espera que la visión comience a mejorar en unos pocos días. La visión puede ser borrosa al principio, hasta que el ojo se cure y se ajuste.

Los colores pueden parecer más brillosos luego de la cirugía, debido a que estás mirando a través de una lente nueva y transparente.

Por lo general, verás al oculista uno o dos días después de la cirugía, la semana siguiente y después otra vez en aproximadamente un mes, para que controle cómo se está curando.

Es normal sentir picazón y una leve molestia durante un par de días después de la cirugía. Evita frotarte o presionar el ojo.

El médico puede pedirte que te coloques un parche ocular o una protección el día de la cirugía. El médico también te puede recomendar que utilices el parche ocular durante unos días después de la cirugía y la protección ocular para dormir durante el período de recuperación.

El médico puede recetarte gotas para los ojos u otros medicamentos para prevenir la infección, reducir la inflamación y controlar la presión ocular. Algunas veces, estos medicamentos se pueden inyectar en el ojo en el momento de la cirugía.

Luego de un par de días, debería desaparecer casi toda la molestia. Con frecuencia, la curación total se produce dentro de las ocho semanas.

Después del procedimiento, generalmente permaneces en el consultorio del médico durante aproximadamente una hora para estar seguros de que no aumente la presión ocular. Otras complicaciones son poco frecuentes, pero pueden comprender aumento de la presión ocular y desprendimiento de retina.

 

LLAMA A TU MÉDICO DE INMEDIATO SI PRESENTAS ALGUNO DE LOS SIGUIENTES SÍNTOMAS:

  • Pérdida de la visión
  • Dolor que persiste a pesar de tomar analgésicos de venta libre
  • Mayor enrojecimiento en el ojo
  • Hinchazón de los párpados
  • Haces de luz o múltiples puntos nuevos (flotantes) delante del ojo

La mayoría de las personas necesitan lentes, al menos durante parte del tiempo, luego de una cirugía de cataratas. El médico te informará cuándo tus ojos se han curado lo suficiente como para darte una receta final de lentes. Esto ocurre generalmente entre uno y tres meses después de la cirugía.

Si tienes cataratas en ambos ojos, el médico programa generalmente la segunda cirugía después de que el primer ojo se haya curado.

 

RESULTADOS

La cirugía de cataratas restaura correctamente la visión en la mayoría de las personas que se someten al procedimiento.

Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.