Artroscopia de la Rodilla

Artroscopia de rodilla

Es la cirugía en la cual se utiliza una cámara diminuta para observar dentro de la rodilla. Se hacen pequeños cortes para introducir la cámara y pequeños instrumentos quirúrgicos dentro de la rodilla para realizar el procedimiento.

Se pueden usar tres tipos diferentes de anestesia para alivio del dolor

  • Anestesia local. La rodilla se puede insensibilizar con medicamentos anestésicos. También le pueden dar medicamentos que lo relajen. Usted permanecerá despierto.
  • Anestesia general. Usted estará dormido y no sentirá dolor.
  • Bloqueo del nervio regional (bloqueo del canal femoral o aductor). Se trata de otro tipo de anestesia regional. La anestesia se inyecta alrededor del nervio en la ingle. Usted estará dormido durante la operación. Este tipo de anestesia bloqueará el dolor, de manera tal que se necesita menos anestesia general. 

El cirujano hará 2 o 3 pequeñas incisiones alrededor de la rodilla. Se bombeará agua salada (solución salina) en su interior para inflarla.

Se introducirá un tubo estrecho con una cámara diminuta en el extremo a través de una de las incisiones. La cámara va pegada a un monitor de video que le permite al cirujano ver dentro de la rodilla. 

El cirujano puede colocar otros instrumentos quirúrgicos pequeños dentro de la rodilla a través de las otras incisiones. Luego, reparará o eliminará el problema en la rodilla.

Al final de la cirugía, se drenará la solución salina de la rodilla. El cirujano cerrará las incisiones con suturas (puntos de sutura) y las cubrirá con un apósito. Muchos cirujanos toman fotos del procedimiento desde el monitor de video. Usted puede observar estas imágenes después de la operación para que pueda ver lo que se hizo.

Por qué se realiza el procedimiento

La artroscopia se puede recomendar para estos problemas de rodilla:

  • Un menisco roto. El menisco es el cartílago que protege el espacio entre los huesos en la rodilla. La cirugía se hace para repararlo o extirparlo.
  • Un ligamento cruzado anterior o ligamento cruzado posterior dañados o rotos.
  • Ligamento colateral roto o dañado
  • Inflamación (hinchazón) o daño del revestimiento de la articulación. Este revestimiento se denomina membrana sinovial.
  • Rótula que está fuera de su posición (desalineación).
  • Pedazos pequeños de cartílago roto en la articulación de la rodilla.
  • Extirpación del quiste de baker. Esta es una hinchazón por detrás de la rodilla que se llena de líquido. Algunas veces, esto ocurre cuando hay hinchazón y dolor (inflamación) por otras causas, como la artritis.
  • Reparacion de defecto en el cartilago
  • Algunas fracturas de los huesos de la rodilla. 

Riesgos

Los riesgos de la anestesia y la cirugía son:

  • Reacciones alérgicas a medicamentos
  • Problemas respiratorios
  • Sangrado
  • Infección
  • Sangrado dentro de la articulación de la rodilla
  • Daño al cartílago, los meniscos o los ligamentos en la rodilla
  • Coagulo de sangre en la pierna
  • Lesión a un vaso sanguíneo o a un nervio
  • Infección en la articulación de la rodilla
  • Rigidez de la rodilla

Antes del procedimiento

Siempre diga a su cirujano a su proveedor de atención médica qué medicamentos está tomando, incluyendo fármacos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante las 2 semanas antes de la cirugía:

  • Le pueden solicitar que deje de tomar medicamentos que dificultan la coagulación de la sangre.
  • Coméntele a su proveedor si usted ha estado bebiendo mucho alcohol (más de 1 o 2 tragos al día).
  • Si fuma, trate de dejar el hábito. El hecho de fumar puede retardar la consolidación de huesos y la cicatrización de heridas. También lleva a una tasa más alta de complicaciones quirúrgicas.
  • Siempre hágale saber al cirujano si tiene un resfriado, gripe, fiebre, brote de herpes u otra enfermedad que tenga antes de la cirugía. 

En el día de la cirugía:

  • Casi siempre, se le solicitará no beber ni comer nada durante 6 a 12 horas antes del procedimiento.
  • Tome los medicamentos que le recetaron con un sorbo pequeño de agua.
  • Le dirán a qué hora debe llegar al hospital. 

Después del procedimiento

Usted llevará un vendaje en la rodilla sobre el apósito.

Esta puede ser o no una cirugía ambulatoria. Su proveedor le dará ejercicios para hacer, que puede empezar después de la cirugía. Es posible que también lo remitan con un fisioterapista.

Expectativas (pronóstico)

La recuperación completa después de una artroscopia de rodilla dependerá del tipo de problema que se le trató.

Problemas como un menisco roto, un cartílago roto, un quiste de Baker y problemas con la membrana sinovial a menudo se reparan fácilmente. Muchas personas permanecen activas después de estas cirugías. 

La recuperación de procedimientos simples es rápida en la mayoría de los casos. Usted posiblemente necesite usar muletas durante algún tiempo después de algunos tipos de cirugía. Su proveedor también le puede prescribir analgésicos.

La recuperación tardará más tiempo si usted se ha realizado un procedimiento más complejo. Si partes de la rodilla se han reparado o reconstruido, es posible que no pueda caminar sin muletas o una rodillera durante varias semanas. La recuperación completa puede tardar desde varios meses hasta un año.

Si usted también tiene artritis en la rodilla, todavía tendrá síntomas de esta enfermedad después de la cirugía para reparar otro daño en la rodilla.

Actividad

Su medico le solicitará descansar apenas llegue a la casa. Mantenga la pierna apoyada sobre 1 o 2 almohadas. Ponga las almohadas bajo el pie o el músculo de la pantorrilla. Esto le ayudará a controlar la hinchazón en la rodilla.

Para la mayoría de los procedimientos, usted puede empezar a poner peso sobre la pierna poco después de la cirugía, a menos que el médico le diga lo contrario. Usted debe: 

  • Empezar lentamente dando una vuelta por la casa. Posiblemente necesite usar muletas al principio para ayudarle a evitar poner demasiado peso sobre la rodilla.
  • Intentar no permanecer de pie por períodos largos.
  • Hacer todos los ejercicios que su medico o enfermera le haya recomendado.
  • NO trotar, nadar, hacer aeróbicos ni montar en bicicleta hasta que el médico le diga que puede hacerlo. 

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su cirujano si:

  • Hay sangre que está empapando el apósito y el sangrado no se detiene cuando le aplica presión.
  • El dolor no desaparece cuando toma un analgésico o está empeorando con el tiempo.
  • Tiene hinchazón o dolor en el músculo de la pantorrilla.
  • Los pies o dedos de los pies lucen más oscuros de lo normal o están fríos al tacto.
  • Presenta enrojecimiento, dolor, hinchazón o secreción amarillenta de las incisiones.
  • Tiene una temperatura superior a 101°F (38.3°C). 
Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.