Tiroides (Tiroidectomia)

Extirpación de la glándula tiroidea (Tiroidectomía)

Es la cirugía para extirpar toda o parte de la glándula tiroides. Esta glándula en forma de mariposa está localizada en el interior y al frente de la parte baja del cuello.

La glándula tiroides es parte del sistema hormonal (endocrino). Le ayuda al cuerpo a regular el metabolismo. Dicho de otra manera es el motor del cuerpo.

Dependiendo de la razón de la extirpación de su glándula tiroides, el tipo de tiroidectomía que le realizará será:

  • Tiroidectomía total, en que se extirpa toda la glándula
  • Tiroidectomía subtotal o parcial, en que se extirpa parte de la glándula tiroides

Usted probablemente recibirá anestesia general (estará dormido y sin dolor) para esta cirugía. En pocas ocasiones, la cirugía se hace con anestesia local y un medicamento para relajarlo. Usted estará despierto pero sin dolor.

La cirugía para extirpar toda la tiroides puede tardar hasta 4 horas. Puede demorar menos tiempo si se extirpa solo una parte de la tiroides.

Antes del procedimiento

Durante las semanas previas a su cirugía: 

  • Usted posiblemente necesite hacerse exámenes como una tomografía computarizada, un ultrasonido u otros exámenes imagenológicos especiales.
    Desde varios días hasta una semana antes de la cirugía:
  • Le pueden solicitar que deje de tomar temporalmente anticoagulantes. Estos incluyen aspirina, ibuprofeno (Advil), naproxeno (Aleve), clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin), entre otros.
  • Hable con su médico acerca de todos los medicamentos que está tomando, incluso de aquellos comprados sin receta médica. Esto incluye hierbas y suplementos. Consulte con su proveedor qué medicamentos debe tomar incluso el día de la cirugía.
  • Si fuma, trate de dejarlo. Pídale ayuda a su proveedor.

Después del procedimiento

Usted probablemente se irá a casa el día de la cirugía o el día siguiente. En pocas ocasiones, podría permanecer hasta 3 días en el hospital. Usted debe ser capaz de tragar líquidos antes de que se pueda ir para su casa.

Su proveedor probablemente verificará el nivel del calcio en la sangre después de la cirugía. Esto se hace con mayor frecuencia cuando se extirpa toda la glándula tiroides.

Usted puede sentir un poco de dolor después de la cirugía. Pídale a su medico que le dé instrucciones acerca de cómo tomar analgésicos después de que regrese a casa.

La recuperación total debe llevarle aproximadamente de 3 a 4 semanas.

Siga las instrucciones de cuidados personales después de que se vaya para su casa. 

Riesgos

  • Reacciones a los medicamentos, problemas respiratorios  
  • Hemorragia, coágulos sanguíneos, infección
  • Lesión a los nervios de las cuerdas vocales y la laringe.
  • Sangrado y posible obstrucción de la via respiratoria. 
  • Una elevación aguda en los niveles de la hormona tiroidea (solo por el tiempo de la cirugía).
  • Lesión a las glándulas 
  • Demasiada secreción de hormona tiroidea (crisis hipertiroidea). Si usted tiene una glándula tiroidea hiperactiva, lo tratarán con medicamentos.

Qué esperar en el hogar después de la cirugia

Usted puede tener un drenaje que sale de la incisión. El drenaje remueve la sangre o cualquier líquido que pueda acumularse en esa zona. 

Al principio, puede experimentar algo de dolor y molestia en el cuello, especialmente al tragar. Su voz puede sentirse un poco ronca durante la primera semana. Probablemente podrá reiniciar sus actividades cotidianas en solo unas semanas.

Si tuvo cáncer de tiroides, puede necesitar tratamiento con yodo radiactivo pronto.

Descanse lo suficiente cuando regrese a casa. Mantenga la cabeza elevada mientras esté durmiendo durante la primera semana.

Cuidado de la herida

  • Si la incisión se cubrió con pegamento para piel o cintas adhesivas quirúrgicas, usted se puede bañar con jabón el día posterior a la cirugía. Seque el área con toques suaves. La cinta se caerá al cabo de unas cuantas semanas.
  • Si su incisión fue cerrada con suturas, pregunte a su cirujano cuándo puede bañarse.
  • Si tiene una pera de drenaje, vacíela 2 veces al día. Lleve la cuenta de la cantidad de líquido que saque en cada ocasión. Su cirujano le dirá cuándo puede quitarse el drenaje.
  • Cambie el apósito de su herida de la manera en la que el personal de enfermería le mostró.

Su dieta durante la recuperación

Trate de comer alimentos saludables. Puede ser difícil tragar al principio. Si es el caso, puede ser más fácil beber líquidos y comer alimentos suaves como pudín, gelatina, puré de papa, compota de manzana o yogur. Los analgésicos pueden causarle estreñimiento asi que es aconsejable comer alimentos ricos en fibra y tomar suficientes líquidos le ayudará a ablandar las heces. 

Actividad

Dese un tiempo para sanar. NO realice ninguna actividad extenuante, ni levante objetos pesados, ni trote ni practique natación.

Inicie lentamente sus actividades normales cuando se sienta preparado. NO conduzca si está tomando analgésicos narcóticos.

Cubra la incisión con telas o con protector solar potente cuando esté al sol durante el primer año después de la cirugía. Esto hará que la cicatriz se note menos.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de esta cirugía por lo regular es excelente. La mayoría de las personas necesitará tomar pastillas de hormona tiroidea (reemplazo de hormona tiroidea) por el resto de sus vidas si les han extirpado toda la glándula.

Cuándo llamar al médico

Llame a su cirujano si usted tiene:

  • Aumento de la inflamación o del dolor alrededor de la incisión
  • Enrojecimiento o inflamación de la incisión
  • Sangrado de la incisión
  • Fiebre de 100.5°F (38°C) o superior
  • Dolor o molestia en el tórax
  • Voz débil
  • Dificultad para comer
  • Mucha tos
  • Entumecimiento u hormigueo en la cara o en los labios
Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.