Lipomas

Operación de Lipomas, Quistes Sebáceos, Extirpación

Un lipoma es un tumor benigno (no canceroso) compuesto de tejido graso y de crecimiento lento. La mayoría de las veces se sitúa entre la piel y la capa muscular oculta. Un lipoma, que se siente pastoso y, por lo general, no duele, se mueve con facilidad al presionarlo ligeramente con los dedos.

Los lipomas pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Por lo general, presentan las siguientes características:

  • Se encuentran justo debajo de la piel. Suelen presentarse en el cuello, los hombros, la espalda, el abdomen, los brazos y los muslos.
  • Son suaves y pastosos al tacto. También se mueven fácilmente al ejercer una ligera presión con los dedos.
  • Suelen ser pequeños. Los lipomas suelen medir menos de 2 pulgadas (5 centímetros) de diámetro, pero pueden crecer.
  • A veces, son dolorosos. Los lipomas pueden ser dolorosos si crecen y ejercen presión sobre los nervios cercanos o si tienen muchos vasos sanguíneos.

Cómo prepararse para la extirpación de un lipoma:

No coma ni beba nada 6 horas antes de la cirugía. Su medico cirujano le dirá qué medicamentos puede tomar o no el día de la cirugía. Es posible que tenga que dejar de tomar anticoagulantes o antiinflamatorios no esteroides (AINE) varios días antes de la cirugía. Haga los arreglos necesarios para que una persona lo lleve a su casa después de la cirugía ya que es una cirugía ambulatoria.

¿Qué hay que saber sobre la operación lipomas o quistes sebáceos?

  • Estancia en el hospital: Tras una operación de lipomas o quistes sebáceos el paciente vuelve a casa el mismo día.
  • Duración de la intervención: Lo normal es que el tiempo en quirófano sea de entre 30-60 minutos.
  • Anestesia de la operación: La operación de lipomas y quistes sebáceos se realiza con anestesia local. Se realiza con anestesia regional o general cuando el lipoma se encuentra en una zona complicada o se trata de un lipoma de gran tamaño.
  • Tiempo de recuperación: La recuperación total tras una operación de lipomas o quistes sebáceos suele ser de entre 7 y 10 días, que es cuando se retiran los puntos de sutura, aunque el paciente puede recuperar su día a día normal al día siguiente en la mayoría de los casos, salvo que sea de gran tamaño o se extirpe de algún sitio que facilite la realización de las actividades cotidianas y/o laborales hasta que cicatrice del todo la herida quirúrgica.

Durante la extirpación de un lipoma:

Usted estará sedado bajo anestesia local o general para adormecer el área de la cirugía. Con la anestesia local, es posible que usted aún sienta presión o molestia, pero no debería sentir ningún dolor. Si el lipoma es grande o profundo, pueden administrarle anestesia general. La anestesia general lo mantendrá dormido y sin dolor durante la cirugía. Su médico le hará una incisión en la piel y extirpará el lipoma. El lipoma que se extirpó puede enviarse a un laboratorio para realizar pruebas de detección de cáncer. Para cerrarle la piel, su médico puede usar puntos de sutura o adhesivo quirúrgico. Le colocarán un vendaje de compresión sobre la incisión para evitar el sangrado y posiblemente un drenaje temporal.

Lo que sucederá después de la extirpación de un lipoma:

Se le permitirá regresar a su casa después de la cirugía. Puede tener dolor, hinchazón o moretones en el lugar donde se extirpó el lipoma. Estos síntomas deberían mejorar en unos días.

Riesgos de la extirpación de un lipoma:

Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Se le puede formar una bolsa de líquido o de sangre debajo de la piel. Esta puede sanar por sí sola, o tal vez usted deba recibir tratamiento para eliminarla. La extirpación de un lipoma puede dejar una cicatriz permanente.

Busque atención médica de inmediato si:

  • La sangre empapa el vendaje.
  • Se desprenden los puntos de sutura.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Su herida está roja, inflamada o drena pus.
  • Tiene náuseas o está vomitando.
  • Tiene comezón, inflamación o un sarpullido en la piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.
Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.