Fibroma Uterino (Miomectomía)

¿QUÉ ES UNA MIOMECTOMÍA ABDOMINAL?

Es una cirugía para extraer fibromas del útero. Los fibromas uterinos son tumores benignos (no cancerosos) de la pared uterina o del músculo.

La cirugía se realiza a través de un corte que el médico hace en la parte inferior del abdomen. En muchos casos, el médico realiza la incisión justo por encima de la línea del vello púbico. En otros casos, la incisión se extiende desde el ombligo hasta la línea del vello púbico. Cualquiera de las incisiones deja una cicatriz, que generalmente se desvanece con el tiempo.

La mayoría de las mujeres se van a casa de 1 a 2 días después de la cirugía. Necesitará alrededor de 4 a 6 semanas para recuperarse por completo.

Esta cirugía debería disminuir el dolor y el sangrado abundante que causan los fibromas.  En esta cirugía no se extrae el útero eso quiere decir que podría quedar embarazada. Hable con su médico sobre esto mientras se prepara para su cirugía.

La atención de seguimiento es una parte clave de su tratamiento y seguridad. Asegúrese de hacer y acudir a todas las citas, y llame a su médico o enfermera si tiene problemas. También es una buena idea conocer los resultados de su prueba y mantener una lista de los medicamentos que toma.

ANTES DE LA CIRUGÍA

  • Es importante que le diga a sus médicos todos los medicamentos y/o productos naturales para la salud que toma. Algunos de estos pueden aumentar el riesgo de sangrado o interactuar con la anestesia. Su médico le dirá qué medicamentos debe tomar o suspender antes de su cirugía.

Es posible que deba tomar un laxante o enema antes de la cirugía. Su médico le dirá cómo hacer esto.

  • Come una dieta saludable.
  • Reduzca o deje de consumir alcohol y tabaco.

EN EL HOSPITAL O CENTRO DE CIRUGÍA.

Se le administraran líquidos y medicamentos  para ayudarlo a relajarse.

Generalmente se aplica anestesia general para que este completamente dormido. Esto dependerá del procedimiento que esté teniendo, así como de una discusión entre su médico, el anestesista y usted.

La cirugía tomará aproximadamente 2 horas.

DESPUES DE LA CIRUGÍA

Cuando se despierte en la sala de recuperación, la enfermera lo controlará para asegurarse de que esté estable y cómodo. Es importante que le diga a su médico y enfermera cómo se siente y haga preguntas sobre cualquier inquietud que pueda tener. Asegúrese de tener a alguien que lo lleve a su casa.

Por su seguridad, no debe conducir hasta que ya no esté tomando analgésicos y pueda moverse y reaccionar fácilmente.

Solicite ayuda adicional en casa después de la cirugía, especialmente si vive solo o brinda atención a otra persona.

SU RECUPERACIÓN

Puede esperar sentirse mejor y más fuerte cada día, aunque puede cansarse rápidamente y necesitar analgésicos durante una o dos semanas. Es posible que necesite entre 4 y 6 semanas para recuperarse por completo.

No levante nada pesado mientras se está recuperando para que su incisión y sus músculos del vientre puedan sanar.

¿Cómo puedes cuidarte en casa?

Descansa cuando te sientas cansado. Dormir lo suficiente te ayudará a recuperarte.

Intenta caminar todos los días cada día un poco mas.

Durante 4 a 6 semanas, evite levantar cualquier cosa que pueda hacer que se esfuerce. Esto puede incluir un niño, bolsas pesadas de comestibles y recipientes de leche, un maletín pesado o una mochila, arena para gatos o bolsas de comida para perros, o una aspiradora.

Evite actividades extenuantes, como andar en bicicleta, trotar, levantar pesas y hacer ejercicio aeróbico, durante 4 a 6 semanas.

Es posible que tenga un ligero sangrado vaginal. Use toallas sanitarias si es necesario. No use tampones.

Probablemente necesitará tomarse de 2 a 4 semanas fuera del trabajo. Depende del tipo de trabajo que realice y de cómo se sienta.

No tenga relaciones sexuales hasta que su médico le diga que está bien.

Hable sobre el control de la natalidad con su médico. No intente quedar embarazada hasta que su médico le indique que está bien.

DIETA

Puedes comer tu dieta normal. Si le duele el estómago, pruebe con alimentos suaves y bajos en grasa como arroz simple, pollo asado, tostadas y yogurt.

Beba muchos líquidos (a menos que su médico le indique que no lo haga).

Puede notar que sus evacuaciones intestinales no son regulares inmediatamente después de su cirugía. Esto es común. Trate de evitar el estreñimiento y el esfuerzo al defecar. Es posible que desee tomar un suplemento de fibra todos los días. Si no ha defecado después de un par de días, pregúntele a su médico si puede tomar un laxante suave.

CUIDADO DE LA INCISIÓN

Si tiene tiras de cinta adhesiva en el corte (incisión) que hizo el médico, deje la cinta adhesiva durante una semana o hasta que se caiga.

Lave el área diariamente con agua tibia y jabón y séquela.

Mantenga el área limpia y seca. Puede cubrirlo con una venda de gasa.

Cambia el vendaje todos los días.

LLAME A SU MÉDICO SI:

  • Tiene dolor que no mejora después de tomar analgésicos.
  • No puede pasar heces o gases.
  • Tiene flujo vaginal que ha aumentado en cantidad o huele mal.
  • Tiene malestar estomacal o no puede beber líquidos.
  • Tiene puntos sueltos o se abre la incisión.
  • La sangre roja brillante ha empapado el vendaje sobre su incisión.
  • Tiene signos de infección, como:
  • Aumento del dolor, hinchazón, calor o enrojecimiento.
  • Rayas rojas que salen de la incisión.
  • Pus que drena de la incisión.
  • Fiebre
  • Tiene sangrado vaginal rojo brillante que empapa una o más almohadillas en una hora, o tiene coágulos grandes.
  • Tiene signos de un coágulo de sangre en la pierna (llamado trombosis venosa profunda), como:
  • Dolor en la pantorrilla, la parte posterior de la rodilla, el muslo o la ingle.

Enrojecimiento e hinchazón en la pierna o la ingle.

Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.