Cirugía de Hemorroides

CIRUGÍA DE HEMORROIDES

Las hemorroides son venas hinchadas alrededor del ano. Pueden encontrarse dentro del ano (hemorroides internas) o fuera de este (hemorroides externas).

A menudo las hemorroides no causan problemas. Pero si estas sangran mucho, causan dolor o se tornan hinchadas, duras y dolorosas, se puede retirar con una cirugía. 

Cirugía 

La cirugía de hemorroides se realiza en el hospital y/o centro quirurgico  médica o en el quirófano. Es una cirugía ambulatoria, significa que en la mayoría de los casos, usted se podrá ir a casa el mismo día. El tipo de cirugía que le realicen dependerá de sus síntomas y la de la localización y el tamaño de la hemorroide.

Antes de la cirugía, su médico adormecerá la zona de manera que usted pueda permanecer despierto, pero no sienta nada. Para algunos tipos de cirugía, es posible que le administren anestesia general. Esto significa que le aplicarán un medicamento en la vena que lo hace dormir y lo mantiene sin dolor durante la cirugía.

La cirugía para las hemorroides puede involucrar:

  • Colocar una pequeña liga de caucho alrededor de una hemorroide para encogerla al bloquear el flujo de sangre.
  • Engrapar una hemorroide para bloquear el flujo de sangre, provocando que se encoja.
  • Utilizar un bisturí especial para extirpar hemorroides. Usted puede o no recibir suturas.
  • Inyectar un químico a un vaso sanguíneo de la hemorroide para encogerla.
  • Utilizar un láser para quemar la hemorroide. 

Por qué se realiza el procedimiento

Cuando con tratamientos, dieta y otras medidas no funciona y usted sigue teniendo sangrado y dolor, su médico puede recomendarle una cirugía para las hemorroides. 

Riesgos

En general, los riesgos de la anestesia y la cirugía incluyen:

  • Reacciones a los medicamentos, problemas respiratorios
  • Sangrado, coágulos de sangre, infección 

Los riesgos de este tipo de cirugía incluyen:

  • Escape de una pequeña cantidad de heces (los problemas prolongados son poco frecuentes)
  • Problemas para eliminar la orina debido al dolor 

Antes del procedimiento

Asegúrese de informar a su medico:

  • Si está o si podría estar embarazada
  • Qué medicamentos está tomando, incluyendo fármacos, suplementos o remedios recetados y/o de venta libre
  • Si ha estado tomando mucho alcohol, más de 1 o 2 tragos al día 

Durante los días previos a la cirugía:

  • Se le solicitará dejar de tomar anticoagulantes como el ácido acetilsalicílico (aspirin), Ibuprofeno (Advil, Motrin), Naproxeno (Aleve, Naprosyn), Clopidrogel (Plavix), Warfarina (Coumadin).
  • Pregunte a su médico qué medicamentos debe seguir tomando el día de la cirugía
  • Si usted fuma, trate de dejarlo. Fumar puede provocar una curación lenta. 
  • Informe a su medico sobre cualquier resfriado, gripe, fiebre, brote de herpes u otras enfermedades que tenga antes de su cirugía. Si usted se enferma, la cirugía podría posponerse. 

El día de su cirugía:

  • Siga las instrucciones de su medico sobre cuándo dejar de comer y beber.
  • Tome los medicamentos que le soliciten tomar con un pequeño sorbo de agua.
  • Siga las instrucciones sobre a qué hora debe llegar a hospital o centro quirúrgico. 

Después del procedimiento

Generalmente, usted podrá irse a casa el día después de la cirugía. Asegúrese de hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa. Es posible que tenga mucho dolor tras la cirugía a medida que la zona se vaya contrayendo y se relajando. Es posible que le den medicamentos para aliviar el dolor.

Dieta

Debes evitar el estreñimiento desde el minuto cero de la intervención va a ser importantísimo. Si una vez intervenido, las deposiciones se hacen dificultosas y dolorosas, corremos el riesgo de retardar la cicatrización por pequeños desgarros.

Por este motivo debe cuidar mucho la alimentación que en general debe ser rica en fibra e ingerir al menos 1.5 litros de agua al día. Es muy importante evitar comidas muy especiadas o picantes que irritarían la zona anal en la defecación y te lo harían pasar mal. 

Pronóstico

La mayoría de las personas evolucionan muy bien después de la cirugía de hemorroides. Deberá recuperarse por completo en unas cuantas semanas, dependiendo de lo complicada que haya sido la cirugía.

Será necesario que siga llevando una dieta y aplicando cambios a su estilo de vida para evitar que las hemorroides se formen de nuevo.

Cuidado de la herida

  • Quizá necesite usar una gasa o una toalla sanitaria para absorber cualquier secreción de la herida. Asegúrese de cambiarla con frecuencia.
  • Pregúntele a su médico cuando puede empezar a ducharse. Posiblemente pueda hacerlo el día siguiente a la cirugía.

Actividad

  • Evite levantar, jalar o actividades extenuantes hasta que la zona de la cirugía haya sanado. Esto incluye hacer esfuerzo durante la defecación o la micción.
  • Es probable que deba ausentarse durante un tiempo del trabajo, lo que depende de cómo se sienta y del tipo de trabajo que haga.
  • Debe incrementar su nivel de actividad física a medida que empieza a sentirse mejor. Por ejemplo, puede caminar más.
  • Usted debe alcanzar una recuperación total en algunas semanas.

Manejo del dolor

Su médico le prescribirá analgésicos. Recuerde tomar el analgésico antes de que el dolor se vuelva intenso.

Puede aplicar una compresa de hielo en la zona de la cirugía para ayudar a reducir la hinchazón y el dolor. Envuelva la compresa de hielo en un paño o toalla limpia antes de aplicarlo. Esto permite evitar que el frío provoque heridas en la piel. No use la compresa de hielo por más de 15 minutos a la vez.

Cuando llamar al médico

  • Tiene mucho dolor o hinchazón
  • Sangra mucho por el recto
  • Tiene fiebre
  • No puede eliminar orina varias horas después de la cirugía
  • La incisión está roja y caliente al tacto
Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.