Circuncisión

CIRCUNCISIÓN FIMOSIS (ADULTOS)

La circuncisión fimosis es la presencia de un prepucio que hace que el glande no pueda salir a la superficie. Es decir, diremos que un varón tiene fimosis cuando la piel que está rodeando al glande se estrecha y no se puede deslizar hacia abajo con lo que el glande no llega a aparecer porque se produce un anillo. En la cirugía se corta y retira parte del prepucio del pene.

La consideramos necesaria en varones afectados de fimosis prepucial o que sufran estados de inflamación del prepucio y del glande. Otras situaciones donde lo recomendamos es en posible existencia de tumores de prepucio y posibilidades de desgarro del conocido frenillo, esa tira de piel que une prepucio y glande.
Son menos habituales, pero también se prescribe la circuncisión para reducir el riesgo del cancer de pene y la transmisión de virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

La operación normalmente dura alrededor de 20 o 30 minutos. Su cirujano le quitará el prepucio usando instrumentos quirúrgicos. Los bordes de la piel se cerrarán usando puntos reabsorbibles y/o pegamento quirúrgico especial. Normalmente el pene se protege con un vendaje a base de parafina y otras sustancias cicatrizantes que por lo general se retira a las 48 horas.

Qué esperar después de la circuncisión
La recuperación dependerá del tipo de anestesia utilizada:  

  • Anestesia local: puede tardar varias horas antes de recobrar la sensibilidad total del pene. Tenga especial cuidado de no golpearse el área intervenida.
  • Anestesia general: necesitará descansar hasta que los efectos de los anestésicos hayan pasado.

Habitualmente se necesitan analgésicos para aliviar el dolor posterior a la intervención en ambos casos.

Antes de que le den el alta, la enfermera o el propio cirujano le darán consejos sobre los cuidados a seguir para la curación de sus heridas. Además, le darán una fecha para una visita de seguimiento y control.

Cuidados tras la circuncisión
Normalmente se tarda unas dos semanas para la completa recuperación de la circuncisión, aunque varía entre las personas, por tanto, es importante seguir el consejo de su cirujano. Suele ser cómodo llevar la ropa holgada hasta que el dolor y las molestias cesen.

Si usted necesita aliviar el dolor, puede tomar analgésicos sin receta médica como el paracetamol o el ibuprofeno.

CUIDADOS

  • Es importante mantener la cabeza o glande de su pene limpia.
  • Lave con cuidado la herida la primera semana después del procedimiento.
  • El tiempo que tarden sus puntos reabsorbibles en desaparecer dependerá del tipo que sean. Sin embargo, para este procedimiento, por lo general deberían desaparecer en aproximadamente 14 días, aunque es variable.
  • Póngase en contacto con su médico o con el hospital si la herida sangra o comienza a supurar un fluido de color amarillento o blanquecino.
  • Las erecciones pueden ser dolorosas durante un tiempo después de la operación, por lo que se debería ser prudentemente restrictivo en la actividad sexual durante de cuatro a seis semanas después de la circuncisión

Efectos secundarios de la circuncisión
Los efectos secundarios comunes de una circuncisión incluyen dolor, magulladuras e hinchazón de la piel alrededor de su pene, lo cual puede durar hasta una semana después del procedimiento.

Posibles complicaciones:
Las complicaciones específicas de la circuncisión suelen ser raras, pero pueden incluirse:  

  • Sangrado excesivo o infección.
  • Retracción excesiva o limitada del prepucio.
  • La dificultad para el paso de la orina.
  • La formación anormal del tejido de la cicatriz (puede corregir esto con cirugía posterior).
  • Lesiones de la uretra (el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el pene).
  • Lesiones en la parte final del pene.
  • Formación de una úlcera en la parte terminal final de su pene.
        

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Su orina contiene sangre, se vuelve oscura y con mal oliente, o no puede orinar.
  • Tiene dolor o inflamación en el pene que no disminuye ni se retira después de tomar su medicamento para el dolor, o está empeorando.
  • Tiene inflamación, enrojecimiento, dolor o secreción en o alrededor de su incisión.
  • Usted tiene una fiebre.
  • Tiene escalofríos, tos o se siente débil y con dolores.
Nota:
Esta información está destinada a proporcionar una visión general de una cirugía. No es ni pretende sustituir la atención médica profesional o una discusión entre usted y su cirujano sobre la necesidad de una cirugía. Las recomendaciones específicas pueden variar entre los profesionales de la salud. Si tiene alguna pregunta sobre su necesidad de cirugía, sus alternativas, o la capacitación y experiencia de sus cirujanos, no dude en realizar su propia investigación. Si tiene preguntas sobre su cirugía o el posoperatorio, discútalas siempre con su cirujano antes o después de su cirugía.