TESTIMONIO - Jose Artime (esposo de paciente)

  • Mi compañera tuvo un problema médico y tratamos de resolver este problema en dos o tres hospitales, vimos a 2 médicos pero no pudimos resolver el problema por el costo. Luego ella empeoro y llegamos a la decisión de q ella tendría que volver a su país porque aquí yo no podía resolver el problema yo por el costo.

    El mismo día que estábamos buscando pasajes, vimos en el internet Cirugía sin Fronteras. Inmediatamente ella se contactó con sus oficinas y empezamos los planes para venir. La organización (CSF) nos ayudó en todo. Fueron muy gentiles, la llamaban diario para saber cómo se sentía, incluso en el viaje la llamaron para ver cómo iba durante el viaje. Cuando llegamos a Bakersfield, CSF nos facilitó hasta el hotel donde nos quedamos, y el hospital y el personal de la oficina fue excepcional; la verdad estoy muy agradecido por toda la ayuda que nos dieron.

    Jose Artime (esposo de paciente)

    Paciente:

    Uno deja todo por algo humano, algo que estás buscando ayuda para curar a un ser humano y llegas a un hospital y lo primero que te preguntan es cuanto dinero tú ganas, cuanto puedes dar de dinero. Si uno no tiene seguro medico te viran la espalda. Yo me sentía peor que un animal. Yo he visto que aquí recogen animalitos de la calle, y si los ven heridos, los curan y luego les consiguen un hogar sustituto, y nosotros como seres humanos vamos a buscar ayuda y nos cierran las puertas. Es horrible no poder trabajar porque el dolor te lo impide; además tomar la decisión dura, difícil de dejar tu familia, de dejar a mi compañero que ya tenemos años de estar juntos, dejarlo todo solo por no tener una oportunidad de curarte una enfermedad.

    Hay muchas personas como yo, en esta misma situacion.

    Cruzamos todo el país, pasamos 4 días manejando para llegar hasta acá, a Bakersfield y en la carretera me agarraba dolor, entonces me tomaba pastillas y me dormía.

    Ya desanimada cuando estaba buscando pasaje para retornar a Nicaragua, se me dio por buscar en internet “ayuda para personas de escasos recursos o sin seguro médico” y la pagina me tiro a Cirugía sin Fronteras. Primero pensé que era cirugía estética, pero no, me meti en la pagina y vi que hacían hernias vesículas y otros. Anote el número, aunque no podía creer que esa fundación existía, no me importaba que sea al otro lado de estados unidos. Entonces marque el teléfono y me atendió Tomasa Salinas. Ella me dijo: Usted sabe dónde estamos? Yo le dije: No importa, yo voy donde ustedes están pero yo voy porque este dolor yo no lo aguanto más. Y así fue como yo encontré Cirugia Sin Fronteras.

    Me hice los análisis en Florida y todo fue como control remoto, de aquí allá y llamando por teléfono.

    La verdad no tengo palabras no tengo ni como decirles GRACIAS por todo, tengo 3 días de operada y me siento súper bien, incluso ayer me comí una hamburguesa jajajajajajja Salí con mucha hambre del quirófano.

    Muchísimas gracias y que Dios los bendiga.

    (anonimo)

    Jose Artime

    Jose Artime (esposo de paciente)

    ver otros testimonios