Inguinal

Las hernias se presentan cuando una parte de un órgano interno se abulta a través de un área muscular débil. . Existen varios tipos de hernias, entre ellos:

Inguinal, el tipo más común, ocurre en la ingle es mas comun en el hombre que en las mujeres. La protuberancia puede bajar hasta el escroto

Causas

No hay causa obvia para una hernia. Algunas veces, se presentan por levantar objetos pesados, hacer esfuerzo al usar el baño o cualquier actividad que eleve la presión dentro del abdomen. Las hernias pueden estar presentes al nacer, pero es posible que la protuberancia no sea notoria si no hasta más adelante en la vida. Algunos pacientes pueden tener antecedentes familiares de hernias.

Las hernias se pueden observar en bebés y niños. Esto puede suceder cuando hay una debilidad en la pared abdominal. Aproximadamente 5 de cada 100 niños presentan hernias inguinales (más en los niños que en las niñas). Es posible que algunos niños no presenten síntomas hasta la vida adulta.

Cualquier actividad o problema médico que incremente la presión en el tejido y los músculos de la pared abdominal puede llevar a una hernia, como:

Estreñimiento crónico, esfuerzo en las evacuaciones
Tos crónica
Fibrosis quística
Agrandamiento de la próstata, esfuerzo para orinar
Sobrepeso
Líquido en el abdomen (ascitis)
Levantar objetos pesados
Diálisis peritoneal
Desnutrición
Tabaquismo
Esfuerzo excesivo
Criptorquidia

Síntomas

La mayoría de las veces no hay ningún síntoma. Sin embargo, algunas veces, puede haber molestia o dolor. La molestia puede ser peor al estar parado, hacer esfuerzo o levantar objetos pesados. Se siente una protuberancia blanda y que está creciendo.

Aunque una hernia puede causar sólo una leve molestia, puede agrandarse y resultar estrangulada. Esto significa que el tejido está atascado dentro del orificio y que su riego sanguíneo se ha suspendido. Si esto sucede, se necesitará una cirugía urgente.

Tratamiento

La cirugía es el único tratamiento con el que se puede reparar una hernia de manera permanente. Si la hernia es pequeña y no está provocando síntomas, el cirujano posiblemente sólo tenga que vigilarla para asegurarse de que no esté creciendo o causando problemas.

La cirugía por lo regular se emplea para hernias que:

Se estén agrandando
Sean dolorosas
No se puedan reducir sin cirugía
Puedan comprometer un pedazo de intestino atrapado

En la operación, se asegura el tejido debilitado de la pared abdominal y se cierra cualquier agujero. Una hernia umbilical que no sane por sí sola cuando su hijo tenga 5 años de edad se puede reparar.

Algunas veces, se necesita cirugía de emergencia. El saco que contiene el intestino u otro tejido puede resultar atascado en el agujero en la pared abdominal. Si éste no puede reintroducirse a través del agujero, esto puede llevar a que se presente estrangulamiento de un asa del intestino. Sin tratamiento, esta porción del intestino muere debido a que pierde su riego sanguíneo.

En la actualidad, las hernias se pueden reparar por medio de una cirugía abierta o con el uso de un laparoscopio (cámara). Las ventajas de usar una cámara comprenden incisiones quirúrgicas pequeñas, recuperación más rápida y menos dolor después del procedimiento.

Expectativas (pronóstico)

Generalmente es bueno.. Es infrecuente que una hernia reaparezca (1 al 3%). Las hernias quirúrgicas tienen mayor probabilidad de retornar.

Posibles complicaciones

En raras ocasiones, la reparación de una hernia inguinal puede dañar las estructuras involucradas en el funcionamiento de los testículos de un hombre.
Otro riesgo de la cirugía de una hernia es el daño a los nervios, que puede llevar a que se presente insensibilidad en el área de la ingle.
Si una parte de la bola quedó atrapada o estrangulada antes de la cirugía, puede llevar a una perforación intestinal o muerte del intestino.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico de inmediato si:

Tiene una hernia dolorosa y los contenidos no se pueden reintroducir en el abdomen usando presión suave.
Presenta náuseas, vómitos o fiebre junto con la hernia dolorosa.
Tiene una hernia que se torna de color rojo, púrpura, oscuro o cambia de color

Llame al médico si:

Tiene dolor, inflamación o una protuberancia en la ingle.
Tiene una protuberancia o hinchazón en la ingle o el ombligo o que está relacionada con una incisión quirúrgica previa.

Prevención

Utilizar técnicas apropiadas para levantar peso.

Bajar de peso en caso de sobrepeso.

Aliviar o evitar el estreñimiento comiendo mucha fibra, bebiendo mucho líquido, yendo al baño tan pronto se siente ganas y haciendo ejercicio físico regularmente.

Los hombres deben acudir al médico si hacen esfuerzo con la micción, ya que esto puede ser un síntoma de un agrandamiento de la próstata.

Estos consejos no intenta reemplazar la discusión con su cirujano acerca de la necesidad de la cirugía de la vesícula. Si usted tiene preguntas acerca de la necesidad de la cirugía de la vesícula, sus alternativas, el costo etc, no dude en preguntarle a su cirujano o al personal del hospital o del consultorio acerca de esto. Si usted tiene preguntas acerca de la cirugía o del control postoperatorio, por favor discútalo con su cirujano antes y después de la cirugía.