HERNIA ABDOMINAL

HERNIAS DE LA PARED ABDOMINAL

Estas afecciones son uno de los trastornos más frecuentes y requieren de cirugía. Si aparece un bulto en la pared abdominal consulte con su médico lo antes posible. La mayoría de las hernias no representan un riesgo grave, pero si se obstruye un segmento de intestino o se corta el suministro de sangre, pueden desencadenar una grave emergencia. Si observa dolor que aumenta, hinchazón, y enrojecimiento puede ser indicativo de un estrangulamiento intestinal. Vea inmediatamente a su médico o acuda a una sala de urgencias.

Hernia Abdominal La cavidad abdominal está cubierta por una capa de músculos que normalmente mantiene a los órganos en su lugar. Cuando un segmento de esta pared muscular se afloja o debilita, puede asomar por ella una porción de algún órgano. Las hernias abdominales se producen cuando una porción de un órgano interno (normalmente el intestino) forma una protuberancia (bulto) a través de un segmento debilitado de la pared muscular del abdomen.

Las hernias pueden surgir en cualquier lugar del cuerpo, pero son más frecuentes en el área abdominal.

Causas

Las hernias son causadas por la debilidad o desgarro, rompimiento de la pared muscular que cubre la cavidad abdominal.

El embarazo y la obesidad suelen ser factores desencadenantes.

Signos y Sintomas son:

Bulto blando en el abdomen
Dolores o sensibilidad
Vómitos indigestión, estreñimiento y otros trastornos del sistema gastrointestinal intestinal.

TRATAMIENTO

El médico examinará la hernia y verá si puede ser reducida). Dependiendo de su lugar y alcance, puede optar por la cirugía reparadora. Ésta siempre se recomienda cuando hay riesgo de obstrucción intestinal o estrangulamiento. Algunas reparaciones quirúrgicas de hernia no necesitan hospitalización; sin embargo, algunas de las veces requieren una estancia en el hospital.

Los procedimientos quirúrgicos se realizan en una de dos formas.

El abordaje abierto

Se realiza desde el exterior a través de una incisión de tres a cuatro pulgadas en la ingle o en el área de la hernia. La incisión se extenderá a través de la piel, la grasa subcutánea, y permitirá al cirujano llegar hasta el nivel del defecto. El cirujano quizá opte por usar un pedazo pequeño de malla quirúrgica a fin de corregir el defecto o el agujero. Esta técnica por lo general se realiza con anestesia local y sedación, sin embargo también puede realizarse con anestesia espinal o general.REPARACIÓN LAPAROSCÓPICA DE HERNIA

La reparación laparoscópica de hernia

El cirujano determina si la reparación laparoscópica de hernia le conviene a usted. El procedimiento quizá no sea el más indicado para algunos pacientes que se hayan sometido a una cirugía abdominal anterior o tienen alguna afección médica subyacente.

En este abordaje, se inserta a través de una cánula, un pequeño tubo hueco, un laparoscopio (un telescopio diminuto) conectado a una cámara especial que permite que el cirujano visualice la hernia y el tejido circundante en una pantalla de video.

Se insertan otras cánulas que permiten que su cirujano trabaje “por dentro”. Por lo general hacen falta tres o cuatro incisiones que miden un cuarto de pulgada. La hernia se repara desde atrás de la pared abdominal. Se coloca sobre el defecto de la hernia un pequeño pedazo de malla quirúrgica, la cual se fija con pequeñas grapas quirúrgicas. Esta operación suele hacerse con anestesia general u ocasionalmente con anestesia regional o espinal.

Que debo saber antes de mi cirugia?

Por lo general, las operaciones de hernia se realizan en forma ambulatoria, por lo tanto es probable que vaya a casa el mismo día que se le hace la cirugía.

Después de que su cirujano repase con usted los riesgos y los beneficios de la operación, será necesario que proporcione una autorización escrita a fin de que se le practique la cirugía.

Se le recomienda que se dé una ducha la noche anterior o la mañana de la cirugía.

Si tiene dificultad para mover el vientre, puede usar un enema o algún preparado similar después de consultarle a su cirujano.

Después de la medianoche de la noche antes de la operación, no debe comer ni beber nada, salvo las medicaciones que su cirujano le haya dicho que se le permiten tomar con un sorbo de agua la mañana de la cirugía.

Si usted utiliza fármacos tales como aspirina, anticoagulantes, antiinflamatorios (medicamentos para la artritis) y vitamina E debe notificar al cirujano para que el le indique si debenn suspenderse en forma temporaria durante varios días y hasta una semana antes de la cirugía.

No debe usarse medicación de dieta ni hierba de San Juan [St. John’s Wort] durante las dos semanas previas a la cirugía.

Deje de fumar y haga los arreglos necesarios para cualquier ayuda que pueda necesitar en su casa.

¿QUÉ ES DE ESPERARSE DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

A continuación de la operación se le trasladará a la sala de recuperación donde se le vigilará durante una a dos horas hasta estar plenamente despierto.

En cuanto esté despierto y pueda caminar, se le enviará a su casa.

Como cualquier operación de hernia puede tener algo de dolor mayormente durante las primeras veinticuatro a cuarenta y ocho horas.

Lo mejor es que trate de levantarse y caminar el día siguiente a la cirugía.

Con la reparación laparoscópica de hernia es probable que pueda retomar sus actividades normales al cabo de un lapso corto. Entre dichas actividades se incluyen: darse duchas, conducir su automóvil, subir escaleras, trabajar y tener relaciones sexuales.

Llame y pida un turno médico de control antes de cumplirse las dos semanas siguientes a su operación.

¿CUÁLES COMPLICACIONES PUEDEN OCURRIR?

Cualquier operación puede presentar complicaciones. Las complicaciones principales de cualquier operación son sangrado e infección, que son poco frecuentes en el caso de la reparación laparoscópica de hernia.

Existe una leve posibilidad de riesgo de sufrir una lesión de vejiga urinaria, intestinos, vasos sanguíneos, nervios o conducto espermático que va al testículo.

No es raro que experimente dificultad para orinar después de la cirugía, y es posible que sea necesario que se le inserte una sonda en la vejiga urinaria durante un lapso de hasta una semana.

Siempre que se le repare una hernia existe la posibilidad de que se le repita. Aún se desconoce la tasa de reaparición a largo plazo. Su cirujano lo ayudará a decidir si los riesgos de la reparación laparoscópica de hernia son menores que los riesgos de no tratar la afección.

CUÁNDO DEBE LLAMAR A SU MÉDICO

Asegúrese de llamar a su médico o cirujano si se le presenta alguno de los síntomas siguientes:

Fiebre por encima de 101ºF (39ºC) que no cede
Sangrado
Hinchazón abdominal o de la ingle que va en aumento
Dolor que no se alivia con sus medicaciones
Náusea o vómitos persistentes
Imposibilidad de orinar
Escalofríos
Tos persistente o falta de aliento
Drenaje purulento (pus) de cualquier incisión
Enrojecimiento alrededor de cualquiera de sus incisiones que se empeora o se agranda
Imposibilidad de comer o de beber líquidos

El presente no pretende reemplazar la consulta con su cirujano en cuanto a la necesidad de que se le haga una cirugía laparoscópica de hernia inguinal. Si tiene preguntas referidas a su necesidad de cirugía de hernia, alternativas, etc. no dude en preguntarle a dicho cirujano o al personal de su consultorio. Si tiene preguntas en cuanto a la operación o el control subsiguiente, se le ruega que converse sobre los mismos con su cirujano antes o después de la operación.

CUIDADOS - Las hernias, en general, no se pueden prevenir. Sin embargo, mantener el peso ideal y ejercitar los músculos abdominales ayudan a evitar algunas de ellas.