TESTIMONIO - Miguel

  • "NADIE ME QUERÍA AYUDAR"

    Miguel, beneficiado por el programa Cirugaaa Sin Fronteras. Fue operado por el Dr. Jorge A. Enriquez en un hospital de Bakersfield.

    Aquí su relato.

    “Empecé a ir a una clínica en Stockton. Pensaron que era una infección, me dieron un remedio para la acidez, luego Tylenol y me mandaron a casa.

    El malestar siguió. Me hicieron una radiografía del tórax, pero no había fractura. Me hicieron exámenes de sangre, pero nada. Luego me hicieron prueba de la bacteria Helicobacter Pilori, salió negativo y el dolor seguía. Para entonces habían pasado dos meses.

    En el hospital me mandaron a hacer una endoscopía, pero dijeron que tardarían 6 meses en atenderme. Yo no aguantaba el dolor, busqué una clínica, una doctora me dijo ‘Es muy caro, será difícil que te atiendan sin seguro’. Busqué, todos querían aseguranza o que pagara 4 mil dólares y yo no podia pagar ese dinero para ese estudio. Hasta que encontré un sitio que sólo cobraba 845 dólares y me la hice. Tenía una infección, tomé antibióticos, pero el dolor no se fue, de hecho empeoró.

    Le dije a una doctora que quería un ultrasonido, me dijo que no era necesario. Insistí y me recetó Vicodin para el dolor y Tums para la acidez. ‘Te puedes ayudar con eso’, me dijo. ‘Va a vivir toda su vida con ese problema. Relájate’. Lo hice y no funcionó.

    Volví a pedir un ultrasonido y finalmente me lo hicieron. A la semana me dijeron que tenía cálculos en la vesícula. Habían pasado 5 meses con mucho dolor. El doctor me dijo ‘Están muy pequeños… Puedes cuidarte, tener una dieta y vivir así, no pasa nada’ y yo con el dolor. Agregó que si el dolor incrementaba, el costo de una cirugía en ese hospital era de 20 mil dólares.

    Yo estaba muy confundido y frustrado a esas alturas y ya había gastado unos 7 mil dólares sólo en exámenes. Me hice un tercer ultrasonido en otra clínica y me dijeron que la cirugía costaría 20 mil dólares. Una muchacha me dijo que buscara ayuda porque la aprobación podía tardar y otro muchacho me dijo ‘Aquí no te quieren atender, vamos al consulado de México’. Así que fui a buscar opciones y ahí me dieron el número de Cirugías Sin Fronteras. Esto sucedió un lunes y a la semana ya me estaban operando. Sólo debo pagar 3,680 dólares en lugar de 22 mil.

    Hablar con ellos fue algo… [se le parte la voz, el único amigo que lo acompaña llora]… Resulta que tenía cálculos, pólipos y la bilis espesa… La experiencia que he tenido aquí y lo rápido que se movió todo… me quitó estrés porque realmente estaba mal por no poder hacer nada. Hasta perdí más de 30 libras. Yo siento que nunca me quisieron atender en todos los lugares a los que fui por no tener seguro médico… Lo que más me afectó ha sido emocionalmente. Yo decía ‘Ya busqué por todos lados pero veo que no me quieren ayudar’ y eso es lo que más me estaba frustrando”. –

    Gracias a Cirugía Sin Fronteras que tan rápido me ayudo ahora me siento muy bien y aliviado.

    Miguel

    Miguel

    ver otros testimonios