TESTIMONIO - Josefina Ortega

  • Para mí, Cirugía Sin Fronteras me dio una esperanza porque estuve muy enferma; me sentía mal y dejé de hacer mi vida normal, mes a mes era cada vez peor. Iba a entrar en depresión, me sentía muy mal, no sabía lo que le estaba pasando a mi cuerpo.

    Fui a un doctor y me dijo que tenía un problema en mi matriz, me dijo que con el tiempo iba eso a pasar, que lo dejara así nomás, y no quedé conforme, así que busqué otro médico, una ginecóloga, y fue ella quien me dijo que tenía fibromas múltiples en mi matriz, y que necesitaba una cirugía muy costosa.

    Averigüé y supe que mi cirugía costaría ¡entre 30 a 40 mil dólares! Ese día salí de allí muy preocupada, mi esposo muy triste, y pensábamos que era mucho dinero, que de dónde lo íbamos a sacar…

    Yo creo que Dios pone todas las cosas de una manera increíble, ¡porque justo escuchamos en la radio a Cirugía Sin Fronteras! Cómo son las cosas, salíamos y sin una esperanza y oímos de CSF. Anotamos luego luego el teléfono.

    Lo primero que hice fue llamar y me dijeron que me podían ayudar. Yo vivo muy lejos pero no me importaba cuanto tuviera que viajar ni el tiempo ni nada; yo quería curarme.

    Yo había buscado ayuda mucho tiempo, de un lado a otro, y solo me la negaron y/o me daban pastillas anticonceptivas, y para el sangrado, pero ya no podía seguir así. Mi estómago estaba creciendo, mi vida ya no era normal; los sangrados me venían cada vez más fuertes. Tengo hijos que atender y faltaba mucho al trabajo porque tenía mucho dolor.

    Yo sentí que solo me ayudarían si vieran que mi problema ya se convirtió en cáncer, porque solo querían hacerme biopsias.

    ¡Cuando llegué a Cirugía Sin Fronteras fue ¡oh!... Ellos hacen todo lo posible por ayudarnos. Yo siento que tuve una gran ayuda. Apliqué también a la Fundación y cuando sentí que todas las puertas se me cerraban, ese día recibí dos llamadas de mi asesora, Tomy, con el mensaje de que habían aprobado mi solicitud de ayuda económica. Yo pongo a Dios primero porque el puso en mi camino a Cirugía Sin Fronteras y me guío a dónde debía ir y dónde me iban a ayudar.

    El costo de la cirugía fue de $ 4.680, y la Fundación pagó el hospital.

    Fui operada por la Dra. Vasanthi Srinivas. Ella me dijo que todo iba a estar bien; me dio muchísima confianza porque yo tenía mucho miedo, pero ella, muy linda doctora, te hablaba y explicaba todo muy bien, y en español.

    Mi matriz estaba muy grande por los tumores, así que fue una cirugía abdominal. En el hospital San Joaquín, ¡excelente! Todos me decían con detalle qué era lo que me iban a hacer. Desde que yo entre ahí, los nervios que traía se me quitaron al ver a la gente tan amable.

    Pienso que muchos están en mi situación y deben acudir a Cirugía Sin Fronteras; nos ayudan sinceramente. ¡Es fácil y rápido!

    Muchas gracias Cirugía Sin Fronteras; me han devuelto mi tranquilidad y mi vida. A mi doctora le agradezco infinitamente. Yo sé que Dios puso las manos en ella para que me curara, que Dios la bendiga y siga sanando a más gente. Y a CSF, muchas gracias, porque así como a mí, están ayudando a muchísima gente.

    Josefina Ortega

    Josefina Ortega

    ver otros testimonios