Cirugía de reparación de la pared anterior de la vagina

¿Qué es?

La reparación de la pared vaginal anterior es una cirugía para reforzar la pared frontal (anterior) de la vagina. Esto se hace para tratar un cistocele (hundimiento o abultamiento de la vejiga hacia la vagina) o un uretrocele (hundimiento de la uretra hacia la vagina).

El cistocele y uretrocele pueden ser causados por una lesión que debilita los tejidos de soporte de la vagina y otros órganos pélvicos. El embarazo y el parto vaginal, el estreñimiento crónico y levantar objetos pesados pueden aumentar el riesgo de padecer cistocele y uretrocele.

¿Por qué la necesito?

Su médico le puede recomendar una reparación de la pared vaginal anterior si el cistocele o uretrocele provoca síntomas como los siguientes:


• Dificultad para vaciar completamente la vejiga.
• Una sensación constante de vejiga “llena”.
• Flujo involuntario de orina al toser, estornudar o levantar objetos.
• Infecciones renales frecuentes.
• Protuberancia o presión en la vagina.
• Dolor vaginal durante las relaciones sexuales.

Debido a que esta reparación es una cirugía mayor, un médico a menudo la sugiere después de que otros tratamientos hayan fallado. A menudo se hace al mismo tiempo que una histerectomía (una cirugía para extirpar el útero).

Hablar con su médico acerca de la cirugía

Para decidir si debe someterse a esta cirugía de reparación, hable con su médico. Hable de los beneficios posibles de la cirugía, sus riesgos y las alternativas de tratamiento. La tabla en la página siguiente enumera los más comunes, pero otros beneficios y riesgos podrían aplicar a su situación médica en particular.

¿Qué sucede ANTES la cirugía?

Esto es lo que puede esperar antes de la cirugía de reparación de la pared vaginal anterior:


• Se le practicarán exámenes de sangre y de orina.
• El día previo a la cirugía se le pedirá ayunar (no tomar alimento).
• El vello en su área púbica podría recortarse para que las incisiones se mantengan estériles.
• Para evitar infecciones, se le administrarán antibióticos.
• Una enfermera le colocará un catéter IV — un pequeño tubo que se coloca a través de una aguja dentro de una vena — en el brazo o la muñeca para administrar líquidos, medicamentos o sangre según se requiera.
• Se le conectarán monitores y se le dará anestesia. Según su preferencia y cómo se realizará la cirugía, se le puede aplicar anestesia general (que la duerme completamente durante la cirugía) o anestesia regional (que bloquea la sensación en la parte inferior del cuerpo).
• Se colocará unas sonda un tubo delgado en la vejiga. La sonda drena la orina de la vejiga durante la cirugía.

¿Qué sucede DESPUÉS la cirugía?

Después de la cirugía de reparación, es posible que tenga que permanecer en el hospital por unos días. Esto es lo que debe esperar:

• Para evitar los coágulos de sangre, sus enfermeras la animarán a caminar lo antes posible después de la cirugía. Asimismo, un artefacto de compresión neumática le dará masaje a las piernas inflándose y desinflándose.


• Sentirá algo de dolor. Su médico le recetará medicamentos para ayudar a controlar el dolor.
• Usted tendrá sangrado y secreción vaginal. Las toallas sanitarias ayudarán a absorber esto.
• Usted aprenderá cómo cuidarse a sí misma en casa durante su periodo de recuperación. Su enfermera repasará las indicaciones en la siguiente sección de este folleto informativo y responderá cualquier pregunta que tenga.

¿Cómo debo cuidarme en casa?

La recuperación es diferente para cada mujer y tiene mucho que ver con el tipo de cirugía que se le haya practicado. puede durar entre 3 y 8 semanas. Esta sección le brinda información acerca de lo que debe esperar y qué hacer mientras se recupera en casa. (Asegúrese de seguir las indicaciones específicas de su equipo de atención si son distintas a éstas.)

Secreción (desecho) vaginal

Después de una cirugía de reparación, es normal tener flujo vaginal ligero hasta por seis semanas. Al principio, esta secreción tiende a ser de color rojo brillante o rosa. Gradualmente cambia a un color café o amarillento. Esto es lo que debe hacer para cuidarse:


• Utilice una toalla sanitaria para absorber la secreción. Cámbiela cada vez que vaya al baño.
• NO se aplique irrigación vaginal, no use tampones ni tenga relaciones sexuales.
• Pregunte a su médico cuándo lo puede volver a hacer.
• El aseo después de ir al baño se hace del frente hacia atrás.
• Esto ayuda a prevenir infecciones.
• Llame a su medico si la secreción tiene mal olor o es más abundante que un periodo menstrual ligero.
• busque atención medica de urgencia si el sangrado es más abundante que un periodo menstrual normal o si elimina coágulos de color rojo brillante.

Dolor

Su dolor y sus molestias deben desaparecer gradualmente conforme pasan los días. Los calambres, el abdomen distendido y el dolor en la espalda baja son dolencias comunes. Para ayudar a aliviar y controlar el dolor, haga lo siguiente:


• Tome los medicamentos como se le indicó. A menudo, su médico le recetará medicamentos para tratar el dolor. Siga las indicaciones de su médico cuidadosamente.

Baño

Usted puede tomar una ducha después de las primeras 48 horas, pero NO tome un baño de tina, baño de hidromasaje ni nade en una piscina. Sin embargo, puede sentarse en unas pocas pulgadas de agua tibia (“baño de asiento”).

Las relaciones sexuales

No tenga relaciones sexuales hasta que su médico le diga específicamente que puede hacerlo sin riesgo. Explique a su pareja: para proteger la curación, es importante consultar con el médico antes de reanudar la actividad sexual.

La actividad física y el ejercicio

Durante su recuperación, la actividad ligera es buena para usted. Ayuda a prevenir problemas como gases, rigidez, debilidad y coágulos de sangre. La clave es mantener la actividad en el nivel adecuado. Aquí hay algunas pautas:

tómelo con calma durante las primeras dos semanas. Esto significa lo siguiente:


– No permanezca sentada o de pie durante más de media hora a la vez.
– No empuje, no jale ni haga esfuerzo.
– No levante nada que pese más de 5 libras. Y al recoger algo, doble cuidadosamente las rodillas y levante lentamente.
– No haga tareas domésticas ni de jardinería. Que su familia le ayude, o contrate ayuda.
– Usted puede conducir un auto tan pronto como el dolor haya desaparecido y NO esté tomando medicamentos narcóticos.
– Haga caminatas cortas varias veces al día. Pida a alguien que le ayude si se siente débil o mareada. Comience con distancias cortas y gradualmente haga caminatas más largas.
• Evite subir escaleras si le duele, pero súbalas tan pronto como lo pueda hacer sin dolor.
• pregunte A Su médico cuándo puede volver atrabajar o hacer ejercicio físico más intenso. (La mayoría de las pacientes pueden regresar a trabajar en un plazo no mayor a dos semanas.)

Fatiga

Es normal sentirse cansada después de la cirugía. Su cuerpo está sanando. Pruebe estos consejos para ayudar a acelerar el proceso:


• Intente dormir por lo menos 8 horas cada noche.
• Tome periodos de descanso durante el día.
• Explique a su familia cómo pueden ayudarle a obtener el descanso que necesita.
• Llame a su médico si se siente más cansada (no menos) en el transcurso de los días o si se marea por más de unos pocos segundos a la vez.
• Llame a su médico si usted tiene cualquiera de estos síntomas:
    – Sangrado continuo de color rojo de su vagina. (Es normal tener una pequeña cantidad de secreción sanguinolenta en casa, pero no un sangrado de color rojo.)
    – Fiebre de 100.4°F (38,0°C) o mayor.
    – Síntomas de gripe (por ejemplo, escalofríos, dolor de cuerpo, fatiga o dolor de cabeza).
    – Aumento en el dolor o medicamentos para el dolor que no funcionan.