Juanetes



Un juanete se forma cuando el dedo gordo del pie apunta hacia el segundo dedo. Esto causa la aparición de una protuberancia en el borde externo del dedo.

CAUSAS

Los juanetes son más comunes en las mujeres que en los hombres. El problema puede ser hereditario. Las personas que nacen con huesos anormales en los pies son más propensas a formar un juanete.

El uso de zapatos de punta estrecha y tacón alto puede llevar a la formación de un juanete.

La afección puede volverse dolorosa a medida que la protuberancia empeora. En la base del dedo gordo crece hueso extra y un saco lleno de líquido.

SÍNTOMAS • Piel callosa y enrojecida a lo largo del borde interno del dedo gordo. • Una protuberancia ósea en este sitio. • Dolor sobre la articulación que empeora con la presión de los zapatos. • El dedo gordo rota en dirección hacia los otros dedos y se puede llegar a montar sobre el segundo dedo.

PRUEBAS Y EXÁMENES

Con mucha frecuencia, un médico puede diagnosticar un juanete con sólo mirarlo. Una radiografía del pie puede mostrar un ángulo anormal entre el dedo gordo del pie y el pie. En algunos casos, también se puede observar artritis.

DESCRIPCIÓN DE LA CIRUGÍA

Existen cuatro tipos diferentes de cirugía de juanete. La más rara, la exostectomía, simplemente quita el bulto o juanete que se ha formado en la articulación del dedo gordo. Este tipo de cirugía no se hace regularmente, porque no corrige el desvío del dedo. Otro procedimiento es la artrodesis, que implica quitar la articulación dañada del dedo e introducir tornillos, plantillas y cables en su lugar. Esta operación implica quitar las partes dañadas del dedo y volver a alinearlas. Por último, puede hacerse una cirugía simple para reparar el tejido que se ha estirado y ajustado en uno de los lados y aflojar el otro para acomodar el juanete.

EXPECTATIVAS

Según "Tu conexión ortopédica", entre el 85 y 90 por ciento de las personas que se someten a una cirugía de juanete están satisfechas con la reducción del dolor como resultado del procedimiento. Sin embargo, "Tu conexión ortopédica" advierte a los pacientes para que tengan expectativas razonables. El procedimiento no es cosmético y no podrás usar ciertos zapatos o cambiar la apariencia de tu pie. El único propósito es aliviar el dolor.

TIEMPO DE RECUPERACION

El tiempo de recuperación de una cirugía de juanete puede durar entre seis semanas y seis meses, y en algunos casos la recuperación total puede llevar un año completo, dependiendo de la extensión del hueso y el tejido blando afectado por la cirugía. Generalmente, los puntos en el pie se quitan entre los siete y 21 días después de la cirugía. Si se instalaron ganchos para mantener el dedo en su lugar, éstos generalmente se quitan entre las tres y seis semanas siguientes a la cirugía. Los zapatos quirúrgicos especiales se llevan por al menos cuatro semanas después de la cirugía, y a menudo por hasta 12 semanas después de la misma. Las actividades más normales pueden volver a hacerse a las seis u ocho semanas después de la cirugía, pero generalmente el pie no puede soportar ningún peso por al menos seis a ocho semanas, y sólo podrá soportar peso parcial por varias semanas más. Se recomienda el uso de silla de ruedas, andador, bastón y/o zapatos especiales durante este tiempo.

PROCESO DE RECUPERACION

El pie será vendado por al menos los primeros siete a 21 días mientras estén presentes los puntos. Es muy importante mantener el vendaje seco durante ese tiempo. También es esencial usar calzado especial tal como lo recomiende tu médico, tanto durante ese tiempo, como durante el proceso de recuperación. Deberás usar andadores, bastones o muletas hasta que tu médico te informe que puedes apoyar peso en tu pie, y deberás caminar de a poco hasta lograr hacer distancias largas. Durante los primeros días después de la cirugía, lo mejor es mantener el pie elevado y usar hielo para manejar el dolor y la inflamación. Ésta puede persistir por al menos seis meses. La terapia física, el ejercicio y el uso de una banda quirúrgica puede recomendarse para fortalecer el dedo después de la cirugía.

RIESGOS A LARGO PLAZO

Los riesgos a largo plazo incluyen la reducción de la flexibilidad del tendón y, en algunos casos raros, un daño en el nervio que causa dolor constante y persistente en el dedo. Puede ser que el dedo gordo nunca recupere toda su movilidad y es probable que nunca más puedas usar ciertos tipos de zapatos angostos o de tacón alto.