Fascitis plantar



La fascia plantar es el tejido grueso en la planta del pie. Este tejido conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie. Cuando este tejido se inflama o se hincha, se denomina fascitis plantar.

Causas

La fascitis plantar ocurre cuando la banda gruesa de tejido en la planta del pie se estira o se sobrecarga demasiado. Esto puede ser doloroso y hacer más difícil el hecho de caminar.

Usted es más propenso a presentar fascitis plantar si:
• Tiene problemas con el arco del pie (tanto pie plano como arco plantar alto).
• Corre largas distancias, cuesta abajo o sobre superficies desiguales.
• Es obeso o aumenta de peso de manera repentina.
• Tiene el tendón de Aquiles (el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla al talón) tenso.
• Usa zapatos con soporte de arco deficiente o suelas blandas.
• Cambia sus actividades

La fascitis plantar se observa tanto en hombres como en mujeres; sin embargo, casi siempre afecta a los hombres activos entre los 40 y 70 años y es una de las dolencias ortopédicas más comunes del pie.

Con frecuencia, se pensaba que la fascitis plantar era causada por un espolón en el talón; sin embargo, las investigaciones han determinado que esto no es así. En las radiografías, se observan espolones en el talón en personas con y sin fascitis plantar.

Síntomas

El síntoma más común es el dolor y la rigidez en la parte inferior del talón. El dolor allí puede ser sordo o agudo. La planta del pie también puede doler o presentar ardor.

El dolor generalmente es peor:
• En la mañana cuando usted da los primeros pasos.
• Después de pararse o sentarse por un rato.
• Al subir escaleras.
• Después de actividad intensa.

El dolor puede aparecer de manera lenta con el tiempo o aparecer repentinamente después de una actividad intensa.

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico que puede mostrar:
• Sensibilidad en la planta del pie
• Pies planos o arcos altos
• Hinchazón o enrojecimiento leve en el pie
• Rigidez o tensión en el arco de la parte inferior del pie

Se pueden tomar radiografías para descartar otros problemas.

Tratamiento

El médico por lo regular recomienda primero estas medidas:
• Tomar paracetamol (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin) para reducir el dolor y la inflamación.
• Ejercicios de estiramiento del talón y del pie.
• Férulas nocturnas para usar mientras duerme con el fin de estirar el pie.
• Descansar lo más que pueda durante al menos una semana.
• Usar calzado con buen soporte y amortiguación.

Otras medidas para aliviar el dolor abarcan:
• Aplicar hielo al área del dolor. Haga esto al menos dos veces por día durante 10 a 15 minutos, con mayor frecuencia en los primeros dos días.
• Ensayar con el uso de una talonera ortopédica, almohadillas de fieltro en la zona del talón o plantillas para zapatos.
• Usar férulas en la noche para estirar la fascia lesionada y permitirle que sane.

Si estos tratamientos no funcionan, el médico puede recomendar:
• El uso de una bota como férula, la cual luce como una bota de esquí, por tres a seis semanas. Se la puede quitar para bañarse.
• Plantillas para zapatos hechas a la medida (ortopédicas).
• Inyecciones de esteroides o inyecciones en el talón.

Algunas veces, se necesita una cirugía del pie.